Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)
Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)

Comedor Don Bosco, Tucumán (2009)

    • Argentina
  • 01 Noviembre 2009
  • 3176

En marzo del 2009 fuimos a Tucumán, una pequeña provincia situada al Norte de la Argentina, afín de llevar el aporte de la AAL. El Dr. Luis Heer nos había comunicado la labor del Comedor Don Bosco, con el cual su colega, el Dr. Esteban Urrere, estaba en contacto. Ellos conocían la reputación del comedor como institución eficaz en cuanto a labor caritativa. Al comedor Don Bosco asisten unos 100 niños aproximadamente.

Al llegar a Tucumán, fuimos primero a encontrarnos con el Dr. Urrere. Acompañados por él, fuimos al comedor y allí nos introdujo a René González y al hermano Agustín. Tras explicar la gestión de la AAL y nuestro propósito, los responsables junto con el grupo de la cocina, hicieron una lista de lo que les era indispensable en ese momento: asaderas y ollas grandes, cucharones, varios tachos de basura y cubos de lavar los platos, decenas de sillas, lista de objetos a la cual agregaron las máquinas de coser, para incentivar a las madres de los niños a acercarse al taller de costura. Propusimos un lavarropas, pero en ese momento tenían uno. A la tarde fuimos a comparar precios en los distintos negocios para obtener los mejores.Al otro día, buscamos la mayoría de las cosas, con la ayuda del joven Agustín y René. Para agradecernos la gestión, nos invitaron a almorzar con los responsables y sobre todo con los niños del comedor, que estaban muy entusiasmados con el movimiento y sorpresa de los mayores y con las fotos que les tomamos y mostramos. Visitamos la villa de emergencia vecina donde viven los niños y me dijeron que el comedor Don Bosco es una fuente de seguridad para muchos. Fue una experiencia inolvidable, gracias a todas.

"No basta amar a los niños, es preciso que ellos se den cuenta que son amados"

En octubre del 2009, fuimos  a Tucumán donde completamos la obra de la AAL efectuada en el mes de marzo. Es difícil describir con palabras la emoción que nos causó ver a aquellos niños tan carenciados. Con alegría pudimos constatar la puesta en obra de los cursos de cocina y costura en los talleres para las jóvenes.Completamos el aporte con dos asaderas grandes, dos cacerolas medianas para salsas, varias telas para los talleres de costura, que se utilizarían para hacer delantales, manteles, pañuelos, así como toallas para los chicos. Y sobretodo€¦un lavarropas!Tomamos un café con los responsables y los que formaban el grupo de cocina. Fue un momento de charla durante el cual pudieron exponernos sus preocupaciones y todo lo efectuado en el marco de la obra caritativa: como por ejemplo la implementación de los cursos de costura y cocina para ofrecer un oficio a las adolescentes del lugar. Pudimos conocer a la persona que les dispensa los cursos de costura. Pudimos constatar así mismo, la honradez del equipo que encuadra a los niños a todos los niveles.

Search